fbpx

Los 30 tipos de quesos europeos más consumidos en el mundo

quesos-europeos

Los 30 tipos de quesos europeos más consumidos en el mundo

Algunas personas se contentan con lanzar una rebanada de queso en barra procesado “queso tybo” en un sándwich de mortadela, pero esta gente en realidad no disfrutan del queso. Los verdaderos amantes del queso son las personas que comerían toda una horma de queso camembert, sin ni siquiera una galleta o un vaso de vino para acompañar, los que se conocen la mayoría de esta lista de quesos europeos. Y no sólo eso, sino que los han probado casi todos.

La única cosa que impide hacerlo es el hecho de lo que estaríamos pagando por ese comportamiento imprudente y desatado hacia el consumo desmedido de quesos. Si eres un amante del queso, y en concreto de los quesos europeos, pero no vas con la idea de quesos exóticos ni de gastar demasiado dinero en un poco de queso brie bien envejecido ,sin saber si este te va a gustar, te dejamos a continuación la lista de quesos europeos que más se han comprado por su coste asequible y su sabor. Tened en cuenta que éstos quesos europeos están sin ningún orden en particular. Como hemos dicho, tendrás que averiguar por ti mismo cuál es el queso europeo que más te gusta.

1. Queso Brie, el queso europeo por excelencia.

Un queso de vaca sorprendentemente suave, el queso Brie es cremoso, de sabor suave, y en toda Francia, es un queso de desayuno muy popular que se toma prácticamente a diario.

2. Queso Edam

El suave sabor del queso edam te puede sorprender. Tiende a llevar un sabor a nuez o salado ligero, pero con poco sabor y poco olor. El queso edam es también un queso muy suave, debido a su bajo contenido de grasa. Este sabor suave se presta a que el queso edam maride muy bien con las frutas.

3. Queso Suizo

El queso suizo es en realidad uno de los más famosos quesos elaborados en Suiza, pero el tipo emmental es el que tiende a ser más popular a nivel internacional, y que es al que los no expertos en quesos normalmente se refieren como “queso suizo”. El sabor es generalmente descrito como picante, pero no demasiado fuerte. Esto se presta a que el queso vaya bien con diversos platos, utilizado en la parte superior de gratinados y guisos para permitir una corteza de color marrón dorado. También es popular en las mezclas de quesos fondues, donde se combina con queso Gruyere.

4. Queso Stilton

El queso Stilton puede ser bastante difícil de obtener sin gastar mucho dinero. A este queso se le ha concedido una “denominación de origen protegida” por la Comisión Europea, lo que significa que sólo se elabora en tres regiones: Derbyshire, Leicestershire y Nottinghamshire. Son las tres únicas regiones a las que se les permite producir un queso y llamarlo Stilton. Sólo ocho lecherías en el mundo están aún autorizados para hacer este tipo de quesos.. La pasta tiene un sabor un poco como el queso azul. Si tienes la oportunidad prueba el queso stilton con arándanos y apio o peras, y con una botella de oporto. El queso es muy popular en sopas de verduras (no complementa la carne tan bien), e incluso se ha utilizado para los platos de chocolate.

5. Queso Gruyere

El queso Gruyere, de color amarillo duro, es sorprendentemente dulce en primer bocado, con un ligero sabor salado. El sabor varía con la edad, el queso joven es descrito como cremoso y de sabor a nuez, y el queso más antiguo descrito como terroso, complejo, y un poco más potente. El sabor es fuerte, pero no abrumador, por lo que es un ingrediente común en docenas de recetas de tostado de jamón y queso, sopa de ajo, o incluso es rallado en ensaladas y pastas.

6. Queso Camembert

El queso Camembert de verdad está hecho con leche sin pasteurizar, y muchos países restringen la producción y venta de dichos productos. El bueno de verdad tiene una característica única, ya que, cuanto más tiempo tiene, más suave se vuelve, hasta que, finalmente, tiene poco más que una corteza rellena de queso líquido. El Camembert es popular en muchos alimentos europeos, pero la mayoría de los amantes de Camembert le dirá que la única forma real de disfrutar de su sabor sutil es servirlo a temperatura ambiente por encima de un poco de pan con una botella de vino de su elección. Es posible que desee probarlo con una selección de vino blanco.

7. Queso Roquefort, el fortachón de los quesos europeos.

El Queso Roquefort no es para principiantes, a menos que seas valiente. El queso presenta venas verdes que ofrecen un fuerte sabor, que en general se describe como leve, a continuación, dulce y después salado. Su sabor complejo hace que sea muy difícil de trabajar en cualquier tipo de bocadillo o sopa. Por suerte, no necesita nada de eso para condimentarlo. Toma un poco de queso roquefort con algo de pan y un vino tinto de tu elección, y ésta te proporcionará una experiencia excelente por sí solo.

8. Queso Mozzarella

¿Realmente necesitamos contarte algo sobre el queso mozzarella? Ya sabes, el queso de la pizza. Por supuesto, es mucho más que una simple pizza de queso. Es un queso suave, pero perceptible, que se presta a cientos de diferentes recetas. La próxima vez puedes probar alguna mozzarella ahumada o rellena para experimentar sabores diferentes.

9. Queso Feta

El queso Feta ofrece un sabor salado picante único, que va de leve a fuerte, dependiendo de la edad. Es muy facil cocinar con él, por lo que es una gran opción para los sándwiches a la parrilla, aunque la más importante de las recetas europeas para este queso es probablemente la ensalada griega. Si quieres una cena ligera, prueba una ensalada griega con un vino blanco.

10. Queso Parmesano

Todos estamos familiarizados con este queso italiano, por supuesto, pero no es sólo para espolvorear sobre la comida italiana y europea. Es cierto que ese es su uso más común. Es muy bueno en las ensaladas, sopas, risotto, y es un ingrediente vital en las salsas alfredo y pesto, pero si realmente quieres disfrutar del queso parmesano, tome un pedazo de queso parmesano y trata de sumergirlo en vinagre balsámico. Ni siquiera necesita galletas o pan.

11. Queso Gorgonzola

Los quesos Gorgonzola, dependiendo de la edad, pueden ser crujientes, firmes, o quebradizos. O bien pueden ser de sabor leve o considerablemente salado. Puede variar hasta tal punto que es difícil generalizar aquí y recomendar tal o cual plato o vino, así que vamos a decir que debes mirar el veteado azul. Cuanto más azul, más fuerte. El Gorgonzola más leve es muy versátil y se puede usar en risotto, pizza o platos de pasta corta.

12. Queso Munster

Queso Muenster, con ‘ue’, es en realidad un derivado de América. Lo que queremos es queso munster, un queso francés salado que viene en varios sabores. Se puede obtener, queso munster blanco (blanc munster), que es insípido y tiende a ir bien con recetas europeas para sándwiches y sopas, o puede buscar una variedad del queso munster bien envejecido y bien condimentado, que te llenara la boca de sabor con un solo bocado, y es mejor emparejado con pan y un poco de vino tinto fuerte de tu elección.

13. Queso Cheddar

El Queso Cheddar puede parecer una elección normal para esta lista, pero ten en cuenta que el cheddar conforma el 51% del mercado de queso en el Reino Unido. Dato curioso: ¿Sabías que el cheddar generalmente se llama “queso sabroso” en Australia y Nueva Zelanda?

14. Queso Romano

Todos los quesos Romano se hacen con leche de oveja o de cabra, y su sabor es fuerte y picante. El queso Romano puede ser rallado sobre casi cualquier comida. El queso Romano es uno de los quesos italianos más antiguos, que data todo el camino de regreso a su homónimo de la antigua Roma.

15. Queso Gouda

Un queso sorprendente de sabor dulce, el queso Gouda es mejor emparejado con vinos más ligeros (que puede ser uno de los pocos quesos que pueden ir muy bien con un rosado). A veces se describe con un sabor suave parecido a caramelo, y el queso Gouda ahumado es una excelente opción para bruschetta, dando un ligero crujido.

16. Queso Havarti

Un queso semi-blando Havarti ofrece un sabor cremoso singularmente suave y un aroma a manteca agradable. El queso Havarti es difícil de usar en platos, a pesar de que normalmente se mezcla bien con el pollo, pasas, nueces, o queso, y frutas como las manzanas y las peras. El dulce sabor del Havarti encaja con el Chardonnay o Sauvignon Blanc.

17. Queso Raclette

Un queso de fondue popular, el queso Raclette viene rodeado de un millón de sabores diferentes. El queso se presta fácilmente a ser condimentado con pimienta, hierbas, o vino blanco. Ttiende a ir bien con vinos blancos, particularmente Riesling, Pinot Gris, y el vino Savoie. En cuanto a la cocina europea, bueno, en realidad tiene un plato que lleva su nombre: Raclette. 

Raclette, hoy en día, se sirve típicamente con una parrilla de mesa eléctrica, o una plancha, y algunas pequeñas sartenes. Los comensales se sientan alrededor de la mesa, seleccionando sus propias carnes y verduras, cocidas en parrilla, y luego el queso pueden fundirlo en la sartén. Raclette no es sólo una comida, tiene un poco de ritual, asociado con la comida y la bebida relajada entre amigos cercanos, pudiendo alargarse una comida Raclette varias horas.

18. Queso Halloumi

El queso griego Halloumi es el más conocido en Europa como parte de la cocina chipriota. Hecho de una mezcla de leche de cabra y oveja, el queso tiene un punto de fusión muy alto, lo que significa que en realidad se puede asar el queso al igual que la carne. Tradicionalmente, Halloumi, es un queso salado, se come con sandía en los meses más cálidos, y con carne de cerdo o embutidos de cordero en las estaciones más frías.

19. Queso Bryndza

Un queso bryndza esta elaborado con leche de oveja, es un queso gourmet de Europa Central y Oriental, aunque cada país tiene en realidad sus propias recetas europeas especiales para este queso. Es un queso de pasta blanda. Las diversas recetas difieren hasta tal punto que se podría tardar tanto tiempo en explorar los diferentes tipos de BRYNDZA como en explorar una docena de otros tipos de queso. Los quesos Bryndzas recién elaborados tienden a ser un poco más suaves, cuando los quesos Bryndzas están completamente maduros tienden a ser más fuertes. El sabor es generalmente similar al Feta.

20. Queso Maasdam

Queso Maasdam fue inventado como la respuesta de un hombre pobre que no podía comprar el queso gourmet suizo Emmental. El envejecimiento a la plena madurez de este queso se consigue en sólo cuatro semanas y es el queso más barato de producir. Sin embargo, los fabricantes de queso holandés que inventaron el Maasdam terminaron creando un nuevo tipo de queso entero. Maasdam es realmente suave, de sabor a nuez y dulce, a diferencia del a veces amargo Emmental.

21. Queso Appenzeller

Appenzeller tiene una historia bien documentada en los alimentos europeos, que se remonta unos 700 años. Appenzeller es un queso duro de leche de vaca, por lo general aromatizado con una salmuera a base de hierbas, que puede contener vino o sidra. Sólo alrededor del 75% de las lecherías producen el queso hoy, todos en la región del noreste de Suiza (Appenzell). El sabor del queso tiende a variar mucho dependiendo de la receta de la lechería, que suele ser un secreto comercial, aunque es con sabor a fruta o nuez, y van desde leves a picante.

22. Queso Manchego

El queso manchego está respaldado por una Denominación de Origen que regula la producción y distribución de este tipo de queso.
Es un queso elaborado exclusivamente con leche de oveja de raza manchega. Además, puede elaborarse tanto con leche pasteurizada, como con leche cruda.
Su peso es de aproximadamente unos 2 kg. El corte debe debe presentar ojos pequeños y desigualmente repartidos por toda la superficie. La textura es de elasticidad baja, con sensación mantecosa y algo harinosa. En cuanto al sabor, es ligeramente ácido, fuerte y sabroso que se transforma en picante en quesos muy curados.

23. Queso Cabrales

Es un queso de tipo azul que se elabora en Asturias a partir de leche cruda de vaca o con mezcla de dos o tres clases de leche: vaca, cabra u oveja.
Este queso apenas presenta corteza gracias a su superficie blanda y su peso ronda entre los 2 y los 5 kg. Cuando está maduro tiene un color verde-azulado y la masa es cremosa con un fuerte olor.
Un dato interesante sobre este queso, es que será más o menos amarillo cuanta mayor cantidad de leche de vaca se haya utilizado.

24. Queso de Burgos

Es un queso típico de la provincia de Burgos  y uno de los más representativos de Castilla y León. Es un queso blanco, acuoso y blando, originariamente elaborado con leche de oveja, aunque actualmente es difícil encontrarlo únicamente de leche de oveja, ya que tiende a usarse leche de vaca o mezcla de ambas. Su peso depende del formato, aproximadamente ronda los 2 kg.

25. Queso Provolone

El queso provolone es un conocidísimo queso italiano originario del sur del país, aunque su producción se concentra en el norte de Italia en las regiones de Piamonte, Lombardía y Véneto.
Es un queso hecho con leche de vaca entera, de corteza blanda y pasta semidura, con un sabor distinto según se trate de queso provolone dulce o picante. Algunas variedades incluso pueden ser ahumadas.
Las formas y los tamaños en las que se puede encontrar el provolone son también variadas: desde su tradicional forma cilíndrica, hasta forma de pera, de botella o incluso de salchicha.

26. Queso Mimolette

Producido tradicionalmente en la ciudad de Lille, es un queso de leche de vaca, cuyo peso ronda los 2 kg. Cuando es joven, su corteza es flexible, se endurece conforme avanza su curación.

Tiene un color anaranjado proveniente del Achiote, un colorante natural que se añade durante el proceso de elaboración. Además, su corteza es ligeramente grisácea, debido a los ácaros del queso, que se introduce de manera intencionada para agregar sabor. También se produce en algunas áreas de Bélgica y Países Bajos, donde recibe el nombre de Vieux Hollande.

27. Butterkäse

Elaborado tanto en toda Alemania como en Austria, también es conocido como Damenkäse, lo que significa Queso de las Damas. Tiene una textura mantecosa y clara, con un color amarillo muy pálido, puede tener o no tener “ojos”. En cuanto a su sabor, es suave y bastante insípido e inodoro. En cuanto a los formatos, puede encontrarse tanto en formato de barra como en rueda, y su peso va desde 1 a 2 kg.

28. Queso Saint Paulin

Se trata de un semiblando de textura cremosa que se elabora a partir de leche de vaca pasteurizada, originalmente por monjes trapenses. Al igual que el Butterkäse, es un queso mantecoso, pero lo bastante firme como para ser cortado.

Su corteza tiene un toque anaranjado ya que tiene un toque de anatto añadido durante la maduración, tras el baño de salmuera.

29. Queso Tilsit

El tilsit se creó a partir del S. XIX por colonos suizos residentes en Prusia, procedentes en su mayoría del valle del Emmental. Al no existir los ingredientes para realizar el Emmental en Prusia, el queso se elaboró con las levaduras, bacterias y moldes disponibles en Prusia, dando lugar a un queso más intenso y lleno de sabor, y su nombre procede de la ciudad en la que nació.

En cuanto a su textura, podemos definirla como una textura media, con orificios y grietas irregulares, se suele combinar bien con pimienta, y su corteza es de color amarillo oscuro.

30. Queso Bitto

Es un queso rústico, muy sencillo, cuya elaboración es a base de leche de vaca descremada, pudiendo a veces contener también mezcla de leche de cabra y oveja.
Se trata de un queso de sabor fuerte, usualmente añejo, con ojos de pequeño tamaño, cuyo peso oscila entre los 15 y los 20 kg.

¿Cuántos quesos europeos has probado hasta ahora? Cuéntanos con cuál te vas a atrever y cual querrías que añadiéramos a esta lista de los quesos europeos más consumidos en el mundo.

Fuente: El Portal del Chacinado



¿ERES TURÓFILO?
SUSCRÍBETE Y DESCÚBRELO
Únete a las más de mil personas que ya lo son y están encantados con serlo.
Si, quiero saberlo
No quiero saberlo, gracias
close-link
Con tu pedido en el mes de julio de regalo una chocolatinaIr a la Tienda
+ +

Si continua utilizando este sitio, está de acuerdo con el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar