Los quesos más raros de la gastronomía mundial | Quesoteca

Noticia

09 Oct 2019

Los quesos más raros de la gastronomía mundial

Las peculiaridades de estos quesos los hacen difíciles de obtener, consumir o producir. Algunos de ellos ya te los hemos mostrado en otras recopilaciones de Quesoteca, como esta de los 30 tipos de queso más consumidos en Europa

La producción de queso a nivel mundial supera la del café, tabaco, té y cacao juntas, con más de 2.000 variedades alrededor de todo el mundo, por lo que, con tanta cantidad y variedad de este producto, algunos tenían que resultar un tanto extravagantes. El queso suizo, la mozzarella, el parmesano, el brie o el roquefort son conocidos y habituales en nuestra gastronomía, por lo que su consumo nos tiene acostumbrados. Sin embargo, en partes concretas del mundo, se producen y se degustan quesos con condiciones realmente particulares, como el Casu Marzu, por ejemplo. ¿Te atreverías a probar los quesos que te presentamos a continuación?

Epoisses, el queso prohibido en público
Este queso francés, concretamente de Borgoña, se elabora con leche cruda de vaca y siguiendo un proceso completamente artesanal. Se lava con agua salada y durante un mes se guarda en un lugar con humedad. Posteriormente, se lava de nuevo con agua de lluvia, aguardiente y uva, varias veces por semana. Su olor es tan fuerte y picante que llegó incluso a prohibirse su consumo en el transporte público del país.

El queso que no se derrite
El queso Halloumi no es un queso apropiado como ingrediente para hacer gratinados, ya que al someterse a altas temperaturas no se derrite. Su origen se sitúa en Chipre, y según la tradición, se debe elaborar utilizando dos tipos de leche: de cabra y de oveja. Normalmente se sirve fresco y acompañado de menta, pesto o incluso sandía.

Pule, el más caro del mundo
El queso más caro del mundo, el queso Pule, se produce a base de leche de burra de los Balcanes. Para hacer cada una de las piezas de un kilo, se necesitan alrededor de 45 litros, y aunque el precio varía, por lo general oscila entre los 1.000 y 5.000€. Algunas voces del mundo gastronómico lo definen como una variedad parecida al manchego, aunque más sabroso. Ya solo el litro de la leche de esta burra se valora en 40€.

El queso 'de oro'
El queso de oro Stilson es, junto con el Pule, uno de los más caros, con un precio que ronda los 709€ el kilo. El motivo es que está compuesto por pizcas de polvo de oro comestibles y aguardiente de canela de Alemania. Sin embargo, su preparación fue algo puntual, pensando en las Navidades de 2011.

Maduración con ácaros
La peculiaridad del Milbenkäse se encuentra en que se deja madurar con ácaros, éstos secretan una enzima que transforma el queso de amarillo a rojo y tras un año a un color oscuro. Su sabor picante y amargo se presenta en pastillas recubiertas con una capa dura de color marrón, de unos 15cm de diámetro.