Hay un queso en mi mesa. Cómo cortarlo y servirlo. | Quesoteca

Quesoarticulo

04 Nov 2015

Hay un queso en mi mesa. Cómo cortarlo y servirlo.

Hay tantas variedades de queso que, muchas veces, lo difícil es elegir cuál es la clase adecuada o saber cómo cortar y servir el queso correctamente.

Los quesos tienen distintas formas y tamaños. Para evitar desperdicios innecesarios y hacer más apetecible cada trozo, es interesante usar una técnica adecuada para cortar cada tipo.

- Los quesos de pasta blanda redondos y cuadrados, así como los enmohecidos, se cortan en trozos pequeños como si fueran una tarta.

- Los quesos cilíndricos se cortan en dos mitades.

- Aquellos con forma de barra o rollo, se parten en lonchas individuales más o menos gruesas, según el gusto de los comensales.

- Si el queso tiene forma de bola, hay que cortarlo en forma de cuartos. Si se trata de un queso grande, primero se parte por la mitad, después se corta un trozo hexagonal de la mitad y a partir de éste, se hacen lonchas.

Un buen trozo de queso sabe bien a cualquier hora y en cualquier lugar. Puede servirse como ingrediente principal de un plato, como entrante o como postre. Es fácil de transportar y ello lo hace un manjar excelente para excursiones y meriendas, puesto que además no se rompe o estropea. Desde una simple rebanada con queso hasta una tabla de quesos variados, este ingrediente se adapta a nuestros deseos como ningún otro alimento.

Es importante sacar el queso de la nevera al menos media hora antes de consumirlo, puesto que a temperatura ambiente se aprecia mejor su sabor. La temperatura óptima es entre 16 y 18ºC. También es aconsejable conservarlo en su envoltorio original y esperar al último momento antes de cortarlo, para evitar que se reseque excesivamente.

Si se sirve una selección de quesos lo ideal es proporcionar un cuchillo diferente para cada tipo, así evitamos manchar los quesos duros con los grasos, y mezclar los sabores más fuertes con los más suaves.

Si queremos preparar una tabla de quesos para una fiesta o comida, hay que procurar presentarlos de manera apetecible. Intentaremos colocar porciones más o menos del mismo tamaño y colocarlas en una tabla, ligeramente separadas unas de otras, cada trozo de queso con un cuchillo.

Es importante también tener en cuenta el orden de degustación. Se empieza por los más suaves hasta llegar a los de sabor más intenso. La regla de oro es ordenar los quesos de ligero a pesado y de suave a picante. El queso anterior no debe, en ningún caso “matar” el posterior, sino hacer posible disfrutar de un grado más de sabor.

 

Tags: 

Comentarios

Buenas recomendaciones

Gracias por Tu comentario.